caranddriverthef1.com (© Copyright © 2011 Hearst Magazines, S.L.)
Actualizado: 07/05/2012 | Por caranddriverthef1.com

Repaso a la etapa asiática de la F1: próxima parada, Europa

Nueve carreras que definirán un poco más la imagen del Campeón de 2012


Repaso a la etapa asiática de la F1: próxima parada, Europa

Salida del GP de Bahréin

Si echamos la vista atrás, comprobamos cómo ya desde la pretemporada ninguna de las escuderías llamó más la atención que otras en conceptos de rendimiento. Las miradas estaban incluso más puestas en el diseño exterior de los monoplazas y cuáles eran las soluciones adoptadas con los cambios en la normativa, que ver si estos funcionaban como debían.

Se pudo ver sufrir a los todopoderosos Red Bull, que sin duda han sido los que más han padecido con las restricciones, pero nadie se salvó en los test. Los Mercedes eran muy rápidos pero degradaban demasiado las gomas, Ferrari con su diseño ‘extremo’ del F2012 no terminaba de dar con la tecla y Mclaren como casi siempre, no mostraba sus cartas aunque era el equipo que más asustaba desde el desconocimiento.

Por su parte el E20 del equipoLotusera la revelación, se mostraban rápidos a una vuelta y en tandas largas, además de contar con el extra de tener entre sus filas a un campeón del mundo como Kimi Raikkonen, que volvía al mundial con fuerzas renovadas.

La mitad de la tabla se igualaba incluso más que la parte delantera y equipos como Williams o Sauber crecían exponencialmente y se situaban como claros aspirantes a los puntos si alguno de los equipos de arriba fallaban, mientras queForce India,parecía que podría luchar con Lotus por ser el quinto equipo de la parrilla y Toro Rossoera una incógnita con su nueva alineación, aunque parecían haber mejorado sus prestaciones.

La parte trasera seguía siendo cosa de tres equipos aunque Caterhamestaba mucho más cerca de la zona media que de las últimas posiciones, ocupadas porMarussiayHRT, sin rodar en toda la pretemporada y con dudas incluso de llegar a estrenarse en la primera cita del año.

EL MOMENTO DEL ESTRENO: AUSTRALIA

Con la incertidumbre que habían dejado los test, sin tener una foto medianamente real de la situación de los equipos, llegaba el primer Gran Premio de la temporada 2012, Melbourne. Ya no quedaba tiempo para más pruebas, era la hora de poner toda la carne en el asador y demostrar hasta dónde había llegado el trabajo invernal en las fábricas.

Así,McLarenfue el primer equipo en destapar el tarro de las esencias copando la primera línea de Albert Park, con Lewis Hamilton en la Pole y Jenson Button secundándole. Algo que ya mostraba que 2012 no se iba a parecer a 2011 era que ni un Red Bull estaba en primera posición.

El buen ritmo mostrado en calificación por el MP4-27 se hizo patente también en la carrera donde la victoria fue para Jenson Button por delante de Vettel y Hamilton, que no pudo aprovechar su pole del sábado.

Los Lotus mostraron en calificación que lo visto en pretemporada no era un espejismo y, a pesar de que Raikkonen cayó en Q1, Romain Grosjean se coló en segunda línea aunque su carrera terminó bastante pronto. Sin embargo, el E20 se mostró constante en carrera y con ayuda de los múltiples abandonos, el finlandés ascendió hasta una meritoria séptima plaza.

Ferrari se encomendó aFernando Alonsopara cubrir las carencias de su bólido y se inventó un quinto puesto por delante de Williams y Sauber, que confirmaban su gran mejora con respecto a 2011, sobre todo los de Hinwil con la recuperación de la exitosa dupla Williams-Renault.

La mala noticia de la prueba fue la ausencia del equipo HRT por no llegar a superar el 107% en calificación, lo que dejaba patente el trabajo que quedaba por hacer de cara a la siguiente cita, tan solo una semana después.

MALASIA, TEÓRICO TERMÓMETRO

Con muy poco tiempo para analizar lo ocurrido en Australia, los equipos llegaban a Malasia, un circuito totalmente distinto al urbano de Melbourne y que teóricamente, podría dejar mucho más clara la situación de los equipos.

Las fuertes lluvias –habituales en Sepang– hicieron acto de presencia durante todo el fin de semana. Esto provocó que la carrera, pese a ser espectacular hasta la última vuelta, no mostrase dónde estaba cada conjunto. Tan solo con el resultado de la carrera se puede intuir lo adulterado del mismo.

La victoria fue para Fernando Alonso que, gracias a la lluvia y al acierto en la estrategia de su equipo, pudo minimizar las taras del F2012 y salir líder del certamen. En el podio le acompañaron un brillante Sergio Pérez con su primer podio y reafirmando el paso adelante de Sauber, que de no ser por un error a pocas vueltas del final, hubiese arrebatado el triunfo al asturiano. Lewis Hamilton, que volvía a salir desde la pole, no tuvo ritmo con la pista mojada y se tuvo que conformar con subir de nuevo al tercer escalón del podio.

Por su parte, los Red Bull no terminaban de arrancar con Webber cuarto y Vettel con la carrera arruinada tras su encontronazo con Karthikeyan. El equipo Mercedes continuaba con sus problemas de degradación pese al buen ritmo en calificación y el E20 de Lotus se consolidaba como la revelación y uno de los equipos que mejor habían trabajado en el invierno junto a Sauber y Williams en concepto de crecimiento entre temporadas.

HRT hizo los deberes y superó con creces el 107% en calificación y además concluyó la carrera con ambos monoplazas en pista.

EN CHINA TODO CAMBIÓ

Después de tres semanas de parón, la Fórmula 1, acostumbrada a tener un líder sólido los dos últimos años –incluso recién comenzada la temporada– se encontraba huérfana en este sentido. Dos ganadores diferentes, de dos equipos distintos y lo único que estaba claro era que los nuevos neumáticos diseñados por Pirelli querían ser protagonistas esta temporada fruto de su degradación.

En la carrera de Shanghái, algunos equipos llevaron pequeñas mejoras tras analizar los datos de las dos primeras pruebas y aquí fue donde se destapó Mercedes como uno de los rivales a batir junto a McLaren. A su S-Duct, que les daba un gran ritmo en calificación y que todos estaban intentando copiar, se sumaba la corrección de la degradación de las gomas y en consecuencia, un monoplaza muy completo.

No tardó en verse la mejora en el W03 con la primera Pole Position de Nico Rosberg en la Fórmula 1 y con Michael Schumacher coloreando la primera línea de plateado. Sauber continuaba en línea ascendente y colocaba a Kamui Kobayashi en la tercera posición al lado del Lotus de Kimi Raikkonen.

En la carrera Rosberg cimentó su primera victoria en el mundial desde la salida y no tuvo ningún tipo de oposición, ya que Michael perdió la oportunidad de subir al podio por primera vez desde su regreso, por un fallo ajeno en la primera parada en boxes. La segunda plaza fue para Jenson Button tras otra gran salida y el podio, una vez más lo cerró un Lewis Hamilton muy regular con tres terceros puestos y que le colocaban como nuevo líder del mundial.

En Ferrari sabían que lo ocurrido en Malasia fue un espejismo y que su posición real estaba muy por detrás. Errores en la gestión de neumáticos y la impotencia de Fernando Alonso al intentar adelantar a sus rivales en lugares insospechados para perder lo ganado en la recta, les relegaron a una novena posición que les devolvía a la realidad.

Lotus estuvo cerca de la machada con Kimi Raikkonen, que llegó a colocarse segundo, pero la arriesgada estrategia de paradas le hizo perder mucho en muy poco tiempo, relegándole a la decimocuarta posición aunque su compañero Grosjean, con la misma estrategia, consiguió ser sexto. Pese a todo, Lotus estaba delante.

Mientras tanto, los Sauber se desinflaron pese a una buena calificación y Williams volvió a rendir a buen nivel como en Australia. Toro Rosso y Force India se confirmaban como equipos con mucho que mejorar en este año tan igualado, mientras que HRT se acercaba más a Marussia y Caterham volviendo a finalizar la carrera con ambos monoplazas.

CONTROVERSIA EN BAHRÉIN

No había suficiente lío en el Mundial con los equipos sin encontrar su sitio, que llegaba la controversia política en Bahréin y se decidió viajar al país. Una vez allí ya no había vuelta atrás. Quedaba la incógnita de saber si Mercedes continuaría con el dominio mostrado en China o si por contra, Red Bull o Mclaren recortaban lo perdido en el Imperio del sol naciente.

El gran desgaste de neumáticos hizo que ya desde la calificación, muchos equipos pensasen en la carrera y decidiesen no salir a marcar tiempo en Q3 o dar tan solo una vuelta, conscientes de no poder luchar por la Pole. Así, Red Bull, que parecía haber encontrado el camino a seguir con sus escapes, superaba contra pronóstico a McLaren y sobre todo a Mercedes, los grandes perdedores del sábado.

La carrera era de las que le gustan a Sebastian Vettel, con terreno despejado, y lo aprovechó desde el principio para escaparse. Nadie imaginaba que los Lotus, tras sus problemas de degradación en China, funcionarían tan bien con temperaturas altas. Poco a poco, tanto Grosjean como Raikkonen fueron avanzando posiciones sin ningún problema para terminar acompañando en el podio a Sebastian, en algo que confirmaba la recuperación de Red Bull, con Vettel como nuevo líder y que la promesa de un buen monoplaza que le hizo Lotus a Raikkonen, era una realidad.

Curiosamente, Mercedes que llegaba como favorito para repetir triunfo como en China, tuvieron problemas desde el principio del Gran Premio y no carburaron del todo bien pese al quinto puesto de Rosberg. Pese a todo, el gran perdedor en el desierto fue el equipo Mclaren, que veían como teniendo a priori, el monoplaza más completo, no habían sabido aprovechar dicha ventaja y para colmo en esta carrera no pudieron ni con el ritmo insulso del Ferrari.

Los italianos tuvieron a Felipe Massa como buena noticia de la carrera, ya que volvió a puntuar aunque los de Maranello tenían puestas todas sus miras en las mejoras preparadas para Europa y con las que esperan colocarse en el tren de cabeza de una vez por todas.

La sorpresa de la carrera la protagonizó Paul di Resta con su Force India, aunque los de Viyay Mallya necesitan mejorar mucho para repetir este resultado. Por detrás, esta vez ni Williams -que terminó con sus dos coches fuera de carrera- ni Sauber cuajaron una buena actuación.

TEST DE MUGELLO Y GIRA EUROPEA

Con cuatro ganadores distintos en cuatro carreras disputadas y con la sensación de que la dinámica puede seguir siendo la misma pese a las mejoras que introduzcan los equipos en Barcelona, todos los equipos llegaban a los test de Mugello con las esperanzas puestas en el trabajo realizado en sus fábricas durante esta primera parte de Mundial.

El primer día de pruebas en el trazado italiano fue pasado por agua, algo que trastocó bastante los planes de los equipos y, aunque pudieron comprobar igualmente si las piezas funcionaban o no, los datos recogidos en materia de mejora, no eran demasiado significativos. Curiosamente, el hombre más rápido de la jornada fue Fernando Alonso con el F2012 ya probando novedades en la zona de los escapes.

El segundo día –ya con tregua en cuanto a la climatología– dejó la nota curiosa de estos test y es que,Romain Grosjean y Kamui Kobayashi clavaron sus tiempos a la milésima (1'21"603). Más allá de eso, muchos cambios de piloto en los equipos y la sensación de que Lotus terminaba por destaparse tras su gran actuación de Baréin y de que Sauber ha hecho muy buen trabajo este año con su C31 y no se van a conformar con luchar por los puntos, quieren algo más. Ferrari siguió probando configuraciones distintas con sus escapes, esta vez con Massa a los mandos, mientras que Red Bull y McLaren no se han prodigado demasiado en mostrar novedades.

La última jornada tenía reservada la confirmación del equipo Lotus como uno de los equipos a tener muy en cuenta a partir de ahora en la lucha por el podio, van muy rápido a una vuelta y en todo tipo de tandas se muestran muy constantes. Romain Grosjean, además marcó el crono más rápido de todo el fin de semana en esta última sesión. Para Ferrari llegaban piezas nuevas directas desde Maranello, y aunque no pudieron probarlas todo lo que quisieron tras el accidente de Alonso por la mañana, las sensaciones de la tarde fueron muy positivas y las esperanzas de que la Scudería haya dado un buen salto, crecen exponencialmente. Mientras tanto en Red Bull se mostraron un poco más pero sin dar demasiadas pistas. Mclaren y Mercedes, a la expectativa, sin hacer ruido como en pretemporada y viendo desde la barrera a sus rivales directos.

Tras estos productivos test en Mugello, los equipos ponen rumbo a Barcelona donde mostrarán todo lo que se hayan guardado; lo que está claro es que este campeonato no tiene dueño y puede decidirse por pequeños detalles, quizás esos que no se aprecian a simple vista. En el seno de los equipos son conscientes de ello y trabajan contrarreloj para encontrar décimas de mejora en sus diseños. Las espadas están en todo lo alto y llega una gira de nueve carreras por el viejo continente, donde se coronará la escudería que se mantenga constante en la evolución de su monoplaza.

Hagan sus apuestas.

En Twitter

No hay tweets disponibles
0Comentario
ArribaAbajo

Hazte fan