Pocas carreteras en América del Norte se pueden comparar con la Ruta del Sol, en Montana. Un paisaje espectacular entre montañas, con un nuevo muro de nieve y piedra en cada esquina. Esta carretera solo está abierta en verano, y cruza la división continental en 2.025 metros, en el Paso de Logan. 90 km. de espectaculares vistas.