La recarga de las baterías se realiza a través de una toma de corriente convencional, un enchufe doméstico que evita tener que recurrir a estaciones de carga específicas. Cuando se encuentran completamente vacías, el tiempo de recarga total es de unas tres horas, aunque el tiempo de recarga para poder volver a circular es significativamente inferior.