Las motos náuticas pertenecientes a particulares deberán estar previamente matriculadas, registradas e identificadas, según se establecía ya en la Orden del 16 de diciembre de 1998.