Es un detalle que puede pasar desapercibido para muchos, pero que el conductor disfrutará especialmente. Un juego de pedales personalizados aporta una nota de color y exclusividad a nuestro coche, como éste en un llamativo color naranja con inserciones antideslizantes en negro. Su montaje es universal y cuestan sólo 29 euros.