Los motores eléctricos utilizados en los coches híbridos funcionan en combinación con el de combustión interna y sirven para potenciar la aceleración e incluso mover el vehículo de forma independiente en determinadas circunstancias. Actúa también como generador de electricidad, para recargar las baterías.