Esta carretera conecta Moscú con Yakutsk en Siberia, y es la única que llega hasta la zona. Su principal problema es que no está asfaltada, por lo que sus 100 kilómetros de longitud se convierten en todo un barrizal en días de lluvia. Y eso que ya es bastante impracticable normalmente.

Aunque no tenemos imagen de la carretera, sí que podemos enseñarte el pueblo, en este caso, inundado. Algo que ocurre bastante a menudo. Ahora, imagínate la carretera...

. Busca más imágenes sobre la carretera que llega a Yakutsk en Rusia