El Bulli cuenta con seis plazas divididas en dos filas de tres asientos. El espacio interior es muy aprovechable, entre otras cosas porque se han buscado soluciones de funcionalidad que permiten ganar espacio para el maletero e incluso crear una generosa superficie plana, que Volkswagen no duda en definir como la de una pequeña caravana. Una referencia clara igualmente a los modelos originales de los años 50 en los que se ha inspirado este prototipo.