Asientos infantiles

Muchos son los padres que se ven en la obligación, necesidad o elección de llevar a los niños al colegio en su propio automóvil. Desplazamientos generalmente cortos y en trayectos urbanos, lo que no significa que debamos bajar la guardia sobre las normas de seguridad básicas a seguir cuando los más pequeños nos acompañan en el coche. Y debe ser así no sólo porque incluso a baja velocidad las consecuencias de un accidente pueden ser muy graves, también para concienciar a los niños de la importancia de cumplir en todo momento con las medidas de seguridad imprescindibles.

En los asientos traseros
La Ley de Seguridad Vial señala que los niños menores de 12 años deberán viajar obligatoriamente en los asientos traseros del coche. Sólo podrán viajar en el delantero, junto al conductor, en aquellos casos que se utilicen los dispositivos de retención adecuados para que así sea, es decir, niños con un peso inferior a los diez kilos y colocados en una silla homologada en el sentido opuesto a la marcha. En los asientos posteriores también es necesario utilizar sillas que se adapten a la complexión del pequeño y catalogadas en cuatro grandes grupos:

- Grupo 0. Para bebés de 0 a 10 kilos de peso y una edad aproximada de 0 a 9 meses. Sillas portabebés o cucos colocados en el sentido opuesto a la marcha.
- Grupo I. De 9 a 18 kilos y de 9 meses a 3 años de edad. Sillas para asientos traseros en el sentido de la marcha o el contrario.
- Grupo II. De 15 a 25 kilos y de 3 a 6 años. Ya se pueden utilizar cojines elevadores con respaldo y el cinturón de seguridad del propio vehículo convenientemente regulado en altura y colocación. Algunos modelos de silla también tienen sus cinturones independientes.
- Grupo III. De 22 a 36 kilos y de 6 a 12 años. Ajustadores de altura (cojines elevadores) para el cinturón de seguridad del vehículo.

Asientos traseros
Homologación y colocación